Ocupaciones

A quien me pregunta le suelo contestar que me dedico a la Pedalogía Crítica: deporte, educación, y reflexión-de-bajo-coste. Parece broma, pero no se me ocurre mejor resumen: mientras ando en bici o corro, pienso en educación y en el trabajo (y en otras cosas e intereses, claro); en cualquier asunto procuro cuestionar el discurso convencional y el alternativo; soy frikie, metódico, crítico, y un poco bruto; y suelo proponerme a mí mismo cosas con mayor o menor sentido (algunas, simples tonterías; otras, retos más comprensibles).

 

Educación

Desde que empecé a estudiar voluntariamente, y supongo que influenciado por mi propia experiencia como alumno (no muy positiva), me flipa la pedagogía, en todas sus dimensiones: histórica, normativa, filosófica, didáctica, tecnológica…; viví muy cercano a los ordenadores desde enano, y me parece brutal el potencial de las TIC, por lo que casi siempre encuentro conexión entre ambas.

Trabajo como docente especialista en Pedagogía Terapéutica y en Educación Primaria, y últimamente también intento dirigir un centro escolar de tamaño medio. También colaboro a veces en cursos de formación del profesorado (cuando alguien incauto cree que puedo aportar algo, voy), y en otras actividades y foros relacionados con la educación.

Tengo, creo, una visión pedagógica bastante crítica, poco autocomplaciente, pero realista, aunque a veces digan que en algunos aspectos algo radical (no me preocupa). Me encanta reflexionar y debatir sobre educación, últimamente algo bastante fácil gracias al llamado Claustro virtual y las redes de profesores, y mis principales tópicos de interés son:

  • Curriculum oculto.
  • Teoría de la educación.
  • Educación y tecnología.
  • Identidad digital.
  • Atención a la diversidad.
  • Organización escolar.

 

Deporte

Desde que tengo memoria, me obsesionan las bicicletas: de cualquier tipo, edad, marca, gama… (de hecho, la bicicleta me interesa incluso como objeto social e histórico, y algún día me gustaría poder dedicarle tiempo a ello). Pero además de cualquier modalidad ciclista, también me gustar correr, la orientación, y cualquier otro deporte en la naturaleza (a poder ser en el monte y la montaña), por lo que no le hago ascos al kayak, la natación, el barranquismo, etc.

A veces voy a algunas carreras por aquí y por allá (decir que “compito” me parece exagerado, pues no suele ser mi actitud: como mucho, conmigo mismo, y la mayor parte de veces ni eso). Aunque lo que más me llena son las salidas de entreno y aventura con colegas, especialmente las largas: sin dorsales, sin presión, sin la seguridad de un evento,…; y también los ciclo-viajes, en los que te empapas del paisaje y la gente, al tiempo que te tienes que buscar la vida.

Tras muchos años practicando “modalidades de riesgo”, me fui transformando al fondo y la ultradistancia. En petit comité reconoceré que en parte es porque mi cuerpo no da para ir rápido y con potencia, pero lo cierto es que lo que más me atrae de ella son los momentos de introspección, de sensación de cierto desamparo, de tener que autogestionarme, de superación. Y es que, y esto sí lo tengo muy claro, para mi el deporte siempre fue algo más mental que físico.

 

Otros intereses

Hay otros campos a los que también dedico algo de tiempo, porque me interesan y entretienen enormemente (eufemismo para referirme a “en los que también despliego mi frikismo”). Estos son algunos:

  • Sectas, escepticismo, pseudociencias. De hecho, mi frustrada tesis doctoral giraba en torno a este asunto.
  • GPS, cartografías y mapas en general (¡me los compraría todos!). Es un tema en el que confluyen varias de mis aficiones: deporte, rutas, tecnología,… Ah, y el geocahing.
  • Software libre, Internet, computación, artefactos digitales, etc. Si has llegado hasta aquí, no creo que necesite mucha explicación: me gusta la informática.
  • Escritura y creación variopinta. Sobre todo cuentos y microrrelatos, pero he intentado con otros formatos incluso no escritos . El 90% no verá la luz nunca, pero me divierte.